Español  English Créditos

Cómo compostar
El sueño de cualquier jardinero es disponer siempre de una abundante cantidad de buen compost

por: Michael J. McGroarty de www.freeplants.com, publicado el: 2004-09-24

volver a índice artículos 

El sueño de cualquier jardinero es disponer siempre de una abundante cantidad de buen compost, es decir abono. Tiene muchas aplicaciones y todas y cada una tendrá como resultado unas plantas más bonitas. Sin embargo, generar y mantener un compost puede ser una tarea dura que además lleva tiempo. Trato de valorar bastante mi tiempo por lo que el remover montones de compost no parece ser un ejercicio que valga la pena hacer, al menos para mi. No obstante, hago compost, pero lo hago a mi manera.

He construido dos cubetas de compostaje. Cada cubeta tiene aprox. 1,5 x 1,5 metros y 1,2 metros de altura. Monté las cubetas clavando postes en las cuatro esquinas y después clavé tablas en estos, alternando los lados. Entre tabla y tabla he dejado una distancia de 5 cm para que circule el aire. He usado tablas más gordas para que no se comben los laterales y entremedias otras más finas para ahorrar algo de dinero. Las cubetas solamente tienen tres laterales, el frontal está abierto para facilitar el llenado y vaciado.

Puedes encontrar fotos de mis cubetas en esta página.

Empecé a llenar solamente una de las cubetas con restos de césped, hojas secas y recortes de setos. Intento no colocar capas más gruesas de 15 cm de cada material. No es conveniente poner por ejemplo una capa de 72 cm de césped sino que es mejor alternar capas de material verde y marrón. Si fuera necesario, simplemente guarda algunas bolsas de hojas secas que te permitan alternar las capas de deshechos marrones y verdes. La arena que se utiliza para cultivar esquejes irá al compost en el momento que extraemos las plantas ya enraizadas de las macetas de cultivo. En nuestra pequeña granja de cultivo de plantas también tenemos algunas plantas que no han prosperado. En vez de extraerlas de las macetas y separar la tierra, plantas y malas hierbas, simplemente tiramos todo el contenedor al compost; esto añade más material marrón a la mezcla y es mucho más fácil que separar la tierra y las malas hierbas.

Una vez que la pileta está llena, las reglas de compostaje dicen que hay que remover la tierra cada dos o tres semanas. Como no dispongo de tanto tiempo para hacer esto, simplemente hago lo siguiente. Cargo la primera pileta con la mayor cantidad de material posible antes de empezar a llenar la segunda. Amontono el material lo más alto posible e incluso permito que salga algo por el frontal abierto. Entonces cubro todo el material fresco con turba o tierra de plantación o cualquier otro material marrón que puedo encontrar. Durante el rato que estoy trabajando en el jardín pincho una boca de riego en la cima de la pila y dejo que el material se vaya regando poco a poco. Como dispongo de un pozo de agua esto no me cuesta dinero por lo que lo dejo correr unas dos horas siempre que puedo. Esto mantiene el material empapado y la humedad hará que se caliente la mezcla, lo cual permite que tenga lugar el proceso de compostaje.

Una vez que la primera pileta está totalmente llena, empiezo a usar la segunda. Como el material de la primera ya empieza a descomponerse, se irá asentando y ya no estará tan llena por lo que la voy rellenando con el material que se salió por delante hasta que todo el material o está dentro de la pileta o al menos amontonado en la cima de la pila. Después simplemente la dejo en paz a excepción de regarloa de vez en cuando. El riego no es estrictamente necesario pero acelera el proceso. Como no voy volteando el material no puedo esperar que todo el material se descomponga completamente. El material situado en el núcleo se descompondrá mucho más que el de los laterales, pero la gran mayoría se descompone bastante bien.

El siguiente paso funciona muy bien para mi, ya que tengo un pequeño vivero de plantas por lo que siempre dispongo de una pila de tierra de plantación. Pero realmente puedes hacer lo mismo comprando algunos sacos de material orgánico deshecho y amontonándolo cerca de las pilas de compost. De esta forma siempre dispondrás de un buen compost con el que trabajar.

La corteza triturada, guardada en un montón, acabará descomponíendose y generará un buen abono. La tierra de plantación que yo utilizo está compuesta de un 80 por ciento de corteza podrida. Genero la tierra de plantación comprando un compuesto fino de material vegetal y corteza oscura de madera dura, la amontono en una pila para que se pudra. El secreto es mantener el montón más bien bajo y plano para que acoja bien el agua de lluvia ya que como siempre es mejor mantener el material húmedo para acelerar el proceso de descomposición.

Así que mantengo una pila de corteza descompuesta cerca de mis piletas de compost. Cuando ambas piletas están completamente llenas, vacío aquel contenedor que contiene el material más antiguo encima del montón de corteza descompuesta. Antes de esto me aseguro de ensanchar el montón de corteza para que al volcar el material de la pileta encima, esta capa tenga como mucho de 12 a 24 cm de grosor. Mi montón de material vegetal descompuesto puede tener un ancho de hasta tres metros pero una altura máxima de 75 centímetros. Una vez que tengo todo el compost encima del montón, cojo algo de la corteza descompuesta de los bordes y la coloco encima de la pila cubriendo el compost con aproximadamente 12 centímetros de corteza. Esto hará que se acabe de descomponer el compost.

Una vez que hayas empezado con este sistema nunca querrás utilizar todo el material de la pila. Conserva siempre parte del material para que siempre tengas algo que mezclar con tu compost. Si eres de los que utilizan mucho material de compostaje como yo, deberás comprar algo más de material para añadirlo a la pila a finales de verano o otoño, en el momento que hayas terminado de usarlo para esta temporada. En los alrededores de mi zona, algunos de los proveedores venden un material de compost que ya está bastante bien descompuesto. Esto es lo que compro yo para añadirlo a mi pila. Trato de tener siempre una buena cantidad de material antiguo a mano y después añado la misma cantidad de material fresco. Es en primavera cuando vacío una de las piletas para colocar el material encima de la pila.

El montón de material compostado utilizable serán capas de material, algunas más descompuestas que otras. De vez en cuando aparto un poco de material de las esquinas, lo coloco en el suelo y lo mezclo con mi pequeño "rototiller". Después ya lo paso a mi banco de plantación.

Tener una pila de compost descompuesto cerca de las piletas de compostaje es genial porque si dispones de mucho material como césped cortado u hojas puedes ir tirando parte de este material en la pileta para mantener este efecto de capas, tan necesario para que el proceso de compostaje funcione bien.

Por supuesto que este proceso es algo trabajoso, pero también es cómodo poder deshacerse de material vegetal en cualquier momento. Además da cierta satisfacción disponer siempre de material de compost a añadir a la tierra de plantación, por lo que agradezco haber hecho bien las cosas con anterioridad y no haber derrochado nada.

Sobre el autor: Michael J. McGroarty es el autor de este artículo de compostaje. Visita su muy interesante página, www.freeplants.com y regístrate para recibir su excelente boletín de jardinería, y descárgate un copia GRATUITA de su E-book, "Easy Plant Propagation". Traducido por C. Kieffer.

volver a índice artículos    

Tu artículo


Si has escrito algún artículo sobre bonsais o jardinería que te gustaría compartir con los demás usuarios, por favor contáctame aquí.

Publicaré tu artículo en esta sección lo antes posible.

Gracias.

Descargas

Lo siento, este artículo no está disponible para su descarga.